Archivo de la etiqueta: Eli

ELI fue desechado…

1 Samuel 2;12-36.

ELI, hombre de Dios, sacerdote de Israel. de la tribu de Levi, mentor del profeta Samuel

Hombre con promesas poderosas de Dios para su vida, pues el señor había dicho que el y su familia ministrarían delante de su presencia perpetuamente, !que gran privilegio¡ !que gran honor¡ ser escogido por Dios para estar diariamente en su presencia, para oírle, para ser un punto de contacto entre Dios y el pueblo, pero que responsabilidad. Dios así como entrega exige y como da demanda. y aunque El  en su naturaleza y en su carácter es inamovible en sus decisiones si hay cambios.

ELI aunque en santidad fue integro para con Dios fallo en la crianza de sus hijos, Los cuales ministraban al  Señor sin respetar lo santo y eran de tropiezo para el pueblo. ELI fue liviano en la corrección de sus hijos, no ejerció su autoridad  como padre y sacerdote,  esto causo que Dios soberano cambiara una promesa por un juicio. Ya la promesa no estaba vigente el soberano Dios dicto sentencia. ELI fue cortado juntamente con su descendencia, el había dicho… pero ahora dice nunca tal yo haga. (Versículo 30)

Que todos somos débiles y cometemos errores,  así es, Dios es misericordioso y no nos paga conforme a nuestros pecados,  pero Dios no tolera lo que tiene ver con la santidad de su nombre.  Dios nos da oportunidades para resarcir; Habla a nuestro corazón, envía personas, profetas para corregirnos y si no accionamos entonces EL INTERVIENE..Nunca pienses que eres indispensable, que si Dios te dio una palabra, una promesa,  vas a recibir el cumplimiento hagas lo que hagas.

La gracia de Dios es poderosa e inmerecida y aunque fallamos no nos quita de su propósito a la primera, ni a la segunda y tal vez ni a la tercera pero si juegas con ella llegara el día en que al igual que ELI y sus hijos puedes ser desechado.

ORACIÓN

Padre, perdóname por cada vez que he tomado en poco tu nombre y tu santidad, ayúdame en mi debilidad, dame un temor reverente por tu nombre y por tu santidad, que jamas juegue con el llamado que has hecho a mi vida, que día a día pueda verme frente al espejo de tu palabra y sea de agrado a tu corazón, que no sea desechado si no traicionado a mi destino profético en el nombre de JESÚS amén.

ver.     Profecía  contra el sacerdocio de Eli en Venezuela  https://wordpress.com/post/61459929/876/

Los hijos de Eli y Samuel

Los hijos de Elí y Samuel

1Sam 2: 12-36
descarga (20)Los hijos de Eli eran impíos y no tenían conocimiento de Jehová, sin embargo eran sacerdotes y ministraban en el templo, menospreciaban las ofrendas y el sacrificio que el pueblo ofrecía a Jehová. Subestimaron su ministerio, pisotearon lo santo, fornicaron con las mujeres que velaban en la puerta del tabernáculo, no oyeron el consejo de su padre, no obedecieron la exhortación de su autoridad, hacían pecar al pueblo de Dios.

Mientras tanto Samuel crecía en aceptación delante de Dios y de los hombres, el padre guardo el corazón de este joven que fue apartado por el altísimo, alguien que no había tenido linaje sacerdotal, que apareció de un milagro, de una petición, de un voto, alguien que fue ofrecido al señor desde antes de su concepción. ¡Qué gran diferencia!. Finalizaba un ministerio que ensucio lo santo y comenzaba el ministerio de quien glorificaría al Padre.
Qué triste que hoy en día la historia se repite, hay hijos de Eli en la iglesia del Señor, pero de cierto os digo que tendrán su recompensa, pero que glorioso que Dios proveerá Samueles, hijos de Ana, personas que están creciendo en medio del mal ejemplo pero que aun así están permaneciendo aceptos para el Señor con vidas que marcan la diferencia y serán puestos en reemplazo de aquellos que serán desechados.
Oración.
Padre celestial, guarda mi corazón de todo lo ilegitimo, guarda mi corazón de tomar todo lo que no sea mío, no permitas que pisotee tu nombre, tu santidad, y todo cuanto es sagrado para ti. Líbrame de ser un hijo de Elí en este tiempo, revélate a mi vida yo quiero conocerte, no quiero ser un ministro por título sino porque te agrade mi corazón, no quiero perder lo que me has dado.
Hoy renuncio a la impiedad, al velo que no me deja conocerte, al pecado de menospreciar lo santo, no quiero ser una piedra con la que tú pueblo tropiece.
Quiero ser un Samuel en este tiempo, un hombre, una mujer que se mantenga integro en medio de la contaminación, quiero ser tu representante, quiero ser la provisión tuya para la iglesia que está a punto de ser removida, quiero ser quien tome el lugar de los que se irán, quiero ser de los que surgen y no de los que se van. En el nombre de Jesús Amén.
Declaro que tomare en serio el nombre de Dios el cual represento, su santidad, la envestidura que ne me ha sido dada, que soy la provisión de Dios para la iglesia, que glorifique su nombre en el lugar donde he sido puesto/a Amen.