El valor de un llamado parte 2

1 Ahora bien, YHVH había dicho a Abram: Vete de tu tierra, de tu parentela y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.
2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.
3 Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré al que te maldiga, y en ti serán benditas todas las familias de la tierra.

Ser llamados por Dios es un privilegio pero también un reto.

Aunque pareciera una locura obedecer a una voz que nadie mas oyó, para Abram debió ser un gran privilegio haber sido escogido por quien consideraba el Dios absoluto de todas las cosas, en medio de un tiempo de confusión donde los ídolos o los falsos dioses competían entre si. !Que gran Honor¡ ser llamado por el único Dios verdadero, Pero que gran reto.

Quien podría creerle? Quien podría sostenerle en ese caminar de fe? Es probable que los que partieron con el, sin embargo cuantas frases de desanimo y de duda pudo haber escuchado en medio de ese desierto, pero aún así no se devolvió, sino que persevero hasta el final, pues la fe es una semilla que se alimenta cada día para que no muera.  No se trata de emprender algo con fe, sino de mantenerse en fe cuando todo se torne oscuro, pues se tornará oscuro y parecerá que todo fue mentira. Si, cuando Abram llego a Canaán ella estaba habitada. No solo tuvo que usar su fe para llegar allí sino para poseerla…

Mis amados es probable que el día que se te manifestó el llamado del Eterno a tu vida hallas experimentado un poco de temor pero a la vez  una gran emoción por ser elegido en medio de tantos, no por quien seas en ese momento sino por quien es quien te llamo, sin embargo aunque emprendiste el riesgo por fe, en el camino estas agotado, sin fuerzas, sientes que lo que se te dijo no es posible porque todo cambio de color, porque los que estaban contigo se fueron, las circunstancias cambiaron, piensas que ya llegaste al final y que no hubo nada. Quiero decirte que si hay algo y que esta frente a tus ojos, no desmayes, pronto lo verás, porque a quien sirves no le place avergonzar al que lo ha dejado todo y ha entregado todo por El. (Rom. 8;18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse)

Bendiciones y abrazos…

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s