Lo que implica ser llamado

El Valor de un llamado parte 1

El valor de un llamado parte 1

Génesis 15:1-2

1 Ahora bien, YHVH había dicho a Abram: Vete de tu tierra, de tu parentela y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.
2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.
3 Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré al que te maldiga, y en ti serán benditas todas las familias de la tierra.

Indiscutiblemente el llamado de Abram exigía entrega, ya que él tenia que alejarse de todo lo conocido, de su entorno, de su seguridad, de lo que amaba y estaba acostumbrado, esta exigencia crucificaba su espíritu, su alma y su cuerpo. Su tierra, su Parentela, su casa, era todo para él, y también representa todo para nosotros.
Sin embargo pareciera que Dios fue duro en su petición, pero no, Su Tierra era Caldea; que signifíca lugar de demonios. Su parentela eran seres queridos influenciados por el paganismo, su Padre se llamaba Taré (Retraso) y su sobrino Lot (Velado).
Es decir que Dios en su propósito quiso alejarlo de todo lo que le impidiera a Abram ser quien fue y quien aun es.

Ser llamado por Dios Para cumplir un propósito Implica Obediencia . Seguir las instrucciones del Eterno sin poner por encima de ellas nuestros propios razonamientos, o deseos, es someter la carne y vivir por el Espíritu cada día, es renunciar a si mismos para llevar la cruz, Porque dejarlo todo tiene razones; una de ellas es abandonar lo que obstaculiza el programa de Dios para ti. El padre jamás te pedirá lo que te edifica o te hace transicionar a lo eterno; no, El te pedirá lo que te retrasa y no te deja ver.

Pero por encima de lo anterior se necesita fe. ¿Porque quien podría entregarse así mismo y obedecer cada palabra de alguien sino confía completamente? El Padre le dijo: Vete a la tierra que te mostraré… No había un mapa, no había un respaldo visible , no había un testimonio de alguien que ya hubiese ido, no había garantías, solo una palabra de el Dios que conocía. Se lanzó a lo desconocido y asumió el riesgo por lo cual su fe le fue contada por justicia…

Cada día la iglesia va menguando, se ven muchos que hacen alarde de sus llamados ministeriales, pero no se han entregado, no han obedecido y no han arriesgados nada. el Verdadero llamado tiene marcas y deja huellas profundas en quienes lo han acatado, pero hay una minoría que lo sabe, lo entiende y lo vive. para ustedes escribo mis amados llamados.

Bendiciones y abrazos…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s